SELECCIÓN DE ARTÍCULOS: ★★★★★ESTRATEGIA★★★★★GEOPOLÍTICA★★★★★DEFENSA★★★★★INTELIGENCIA★★★★★ECONOMÍA★★★★★SEGURIDAD★★★★★HISTORIA★★★★★FILOSOFÍA★★★★★

miércoles, 11 de enero de 2017

El desagradable abrazo de la caza de brujas del Macartismo por 'Liberales'

Por Wayne MADSEN para Strategic Culture. 10/1/2017.

Los llamados «liberales» y «progresistas», que una vez ridiculizaron a los políticos que acusaban a sus partidarios ideológicos de reirse de los «rojos» y «soviéticos» durante la era del senador Joseph McCarthy, han sacado el libro de juguete de McCarthy y están usando las mismas tácticas contra Donald Trump y sus partidarios. Los Macartistas de hoy en día, en su mayoría republicanos neoconservadores y demócratas de Hillary Clinton, están golpeando las ondas de radio, medios impresos e Internet con acusaciones de vínculos rusos por parte de Trump y sus asesores mientras deshacen deliberadamente listas de presuntos «agentes rusos».

Hay muy poca diferencia entre lo que McCarthy le dijo al Club de Mujeres Republicanas del Condado de Ohio en Wheeling, Virginia Occidental en 1950:

«Tengo aquí en mi mano una lista de 205 que el Secretario de Estado conocía como miembros del Partido Comunista y que, sin embargo, siguen trabajando y configurando la política del Departamento de Estado».

En noviembre de 2016, un grupo sombrío y anónimo de autoproclamados "no partidarios" políticos de la política pública, informáticos y especialistas en seguridad nacional que se autodenominan «PropOrNot» (Propaganda o No) publicó una lista de 200 sitios web citados como «vendedores ambulantes de propaganda rusa durante la temporada de elecciones, con un público combinado de al menos 15 millones de estadounidenses». El Washington Post, Associated Press y otros medios de comunicación controlados por corporaciones informaron obedientemente esta diatriba como «noticias». Al menos durante los días de caza de brujas de McCarthy y el Comité de Actividades Antiamericanas de la Cámara (HUAC), los acusados ​​de ser agentes comunistas sabían quiénes eran sus acusadores y podrían enfrentarlos públicamente.

*****TEXTO COMPLETO*****


Fuente: Strategic Culture